X cerrar

Resumen de tu compra

$
Minorista
Código: 44444444
Colocacion de Clavos para Nieve/Hielo
$0

Paga en hasta 12 cuotas

Envíos a todo el país

Conoce los tiempos y las formas de envío. Ingresar

Compra protegida, certificado ssl compra 100% segura

Descripción

Los clavos para hielo están compuestos de dos partes primarias: el pin de carburo de tungsteno, (la parte que resalta en la banda de rodamiento y hace contacto con la superficie del pavimento), y el cilindro metálico que acoge al pin, (el cuerpo que es mantenido en el caucho, por un reborde en su base).
Los clavos para hielo son fabricados en diferentes tamaños para igualar la diferencia de profundidad encontrada en la banda de rodamiento de los neumáticos. El número de clavo representa la profundidad del agujero moldeado en el neumático (ver fotografía debajo). Los clavos para hielo nuevos vienen en diferentes colores para facilitar su identificación.
Los clavos están diseñados para desgastarse en un tiempo similar al neumático, pero el pin central de carburo de tungsteno se desgasta lentamente para mantener la tracción a su mejor nivel. Cuando solo quedan entre 5/32 a 6/32 pulgadas de profundidad, los neumáticos de invierno (incluyendo los que utilizan clavos) pierden efectividad sobre nieve profunda y deben ser reemplazados
Para facilitar la instalación de los clavos, se puede lubricar la superficie del neumático con una mezcla de agua y 2 % de jabón. Una pistola aplicadora expande el hoyo en el caucho e inserta el clavo.
Debido a que se necesita cierto tiempo para que el agua con jabón se evapore y el caucho se comprima alrededor del clavo, los neumáticos con clavos para invierno necesitan un período de ajuste especial. Se recomienda manejar lentamente menos de 31 mph (50 km/h) sin acelerar rápidamente o frenar súbitamente, por una distancia de 62 millas (100 kilómetros).
Los neumáticos con clavos para invierno no deben ser manejados a velocidades elevadas (o giros rápidos de la rueda), esto puede causar que el clavo sea expulsado.