X cerrar

Resumen de tu compra

$
Minorista
Código: 666666
Suspensión y Amortiguación Original y Deportiva
$0

Paga en hasta 12 cuotas

Envíos a todo el país

Conoce los tiempos y las formas de envío. Ingresar

Compra protegida, certificado ssl compra 100% segura

Descripción

El sistema de suspensión en un vehículo o comúnmente conocido como amortiguación, tiene la finalidad de absorber las irregularidades del terreno por el que se circula, para así poder controlar mejor el vehículo a la vez que aumenta la comodidad del mismo.
El sistema de suspensión en un vehículo o comúnmente conocido como amortiguación, tiene la finalidad de absorber las irregularidades del terreno por el que se circula, para así poder controlar mejor el vehículo a la vez que aumenta la comodidad del mismo. Proporciona confort a los ocupantes y seguridad y estabilidad de marcha al vehículo. Un buen sistema de amortiguación tiene que mantener permanentemente en contacto las cuatro ruedas del vehículo con la carretera.
Mecánicamente se trata de un conjunto de elementos que actúan entre chasis y ruedas evitando que el resto del vehículo no se mueva hacia arriba y hacia abajo. Los conjuntos de suspensión están compuestos en todo vehículo de elementos elásticos (generalmente muelles o ballestas) y elementos amortiguadores.
Sin amortiguación las irregularidades de la calzada se verían transmitidas en su totalidad sobre el automóvil. Esto conlleva que sobre todo a velocidades elevadas el vehículo se vería sometido a movimientos verticales de tal manera que vehículo, pasajeros y carga estarían expuestos a fuerzas mayores. A su vez, si las ruedas pierden el contacto con la carretera la seguridad del vehículo se vería gravemente expuesta.
Los elementos elásticos reciben la energía de las oscilaciones de las ruedas y la devuelven en sucesivas oscilaciones en sentido contrario, mientras que los elementos amortiguadores absorben y, como su propio nombre indica, amortiguan esas oscilaciones, reduciendo su energía y amplitud.
En los primeros automóviles la amortiguación se realizaba por medio de ballesta a cada lado del vehículo. Hoy en día, esto ya solo se lleva en vehículos industriales. En la mayoría de vehículos actualmente se montan cuatro muelles, uno para cada rueda (suspensión McPherson).
Dentro de la suspensión con muelle hay que destacar que los montajes de estos conjuntos de amortiguación varían según el eje pues el delantero implica movilidad de la dirección por ejemplo. La transmisión también juega también un papel fundamental en el tipo de suspensión que se monta. Se les diferencia entre independientes y dependientes.
Daimler a finales de los años 90 equipó la clase S con una amortiguación llamada AirMatic. Consistía en una suspensión de cuatro puntos de muelle neumático con elementos amortiguadores regulables.
Citröen monta en su gama media y alta de berlinas desde el Citröen DS una amortiguación hydroneumática.
En autobuses y camiones está generalizado el montaje de una amortiguación de muelle neumático con compresor. En los años sesenta parte de las berlinas de gama alta de Mercedes utilizaban este tipo de suspensión.
En los años cincuenta los vehículos americanos llevaban muelles de torsión, en parte con regulación.